La Barcelona de Cuba

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Barcelona de Cuba

Mensaje  Fernando el Mar Feb 19, 2008 5:44 am

La Vanguardia

Fernando García

Corresponsal en Cuba


La Barcelona de Cuba


18/02/2008 - 06:04 horas

La tradición industrial de la ciudad y el proyecto de levantar allí un polo de desarrollo convierten Cienfuegos en una gran esperanza para la economía de Cuba

Sus habitantes tienen fama de emprendedores y currantes; la ciudad, de pulcra y bien cuidada: aceras limpias, fachadas bien pintadas, cristales de verdad transparentes, comercios y restaurantes agradables... Súmese a ello la tradición industrial y pesquera, las posibilidades de desarrollo agrario y el potencial turístico de esta villa de 150.000 habitantes cuyo casco histórico es patrimonio de la humanidad desde el 2005. Ahora, la reciente puesta en marcha de un polo estratégico a partir de una refinería de petróleo venezolano con destino a todo el Caribe convierte a Cienfuegos, definitivamente, en la gran esperanza de Cuba. Puede ser, dice el historiador de la ciudad, Orlando García, "el laboratorio de los cambios promovidos por Raúl".

En los años 70 y 80, la Unión Soviética patrocinó aquí toda una revolución industrial. Una central nuclear con cuatro reactores y una refinería de petróleo formaban el mascarón de proa de un boom que, con las ventajas de una privilegiada situación geográfica y de un puerto de primera, se surtía de una variopinta y rica actividad fabril que reunía prósperas factorías de cemento, procesado de cereales o elementos para riego por aspersión, entre otras.

Uno de los obreros especializados de aquella nuclear que no llegó a ser recuerda la pompa que se dio al proyecto: "Era la gran obra del siglo XX en Cuba. Yo era soldador y me sentía un privilegiado", dice. Ahora aquel soldador trabaja de vigilante en una humilde tienda estatal de Cienfuegos. Signo de los cambios.

En 1990, el fin de la URSS no sólo obligó a cerrar la nuclear y prácticamente a paralizar la refinería - reabierta en diciembre pasado-, sino a suspender indefinidamente todo sueño de grandeza en cualquier ciudad o región de Cuba, incluida la que, con todo, sigue llamándose la Perla del sur. Pero allí, en Cienfuegos, quedó un poso. Y sus habitantes "no se rindieron", dice Orlando García.

El historiador de la villa hace mención especial al que en esos tiempos de capa caída para la ciudad y el país lideraba el Partido Comunista en la región, Nelson Torres: un dirigente que supo encauzar las especiales energías y potencialidades de los cienfuegueros. "Se buscaron soluciones propias y se combinaron los recursos del Estado con la iniciativa personal: algo que no todo el mundo hace en Cuba". El resultado está a la vista. La ciudad fundada en 1819 por franceses y españoles, en cuyo espléndido teatro Tomás Terry actuaron Erico Carusso, Sara Bernhardt y Jorge Negrete; el que fue paraíso cultural y arquitectónico del Caribe en el siglo XIX y gran parte del XX, vuelve a rezumar un aire de relativa prosperidad en la pobre y difícil Cuba de principios del XXI.

Hay otros aspectos de esta villa, por cierto cuna de los Goytisolo, que nos recuerdan a alguna mucho más cercana al lector: en lo físico, las calles trazadas en cuadrícula, el largo y bello paseo arbolado que desemboca en el malecón, así como los rasgos europeos en cada plaza y cada calle; en lo social, la urbanidad y el sentido de pertenencia de que sus ciudadanos presumen - sobre todo si se miden con los habaneros-; en el proyecto global, la búsqueda del equilibrio entre desarrollo y belleza... ¿les suena?

Fernando
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.